Manuel Puebla sí quiere el Congreso

2018-01-15

Por tradición, el secretario particular de un gobernante es una figura encerrada en cuatro paredes, con gran poder sí, pero con escasa proyección pública. Nadie está más cerca de quien gobierna un estado o un país. Por ahí pasan acuerdos y se trasmiten órdenes al resto del equipo. Es, en algunos casos, una persona temida por sus propios compañeros de Gabinete. Y tradicionalmente no hace equipo con nadie, solo con su jefe o jefa. Su honestidad y lealtad no está en discusión.

 

En Sonora ha habido muchos secretarios particulares poderosos, pero muy contados quienes de ahí saltan al escenario político electoral. Dos casos recientes son Antonio "Toño" Astiazarán, quien fungió como particular del entonces Gobernador Armando López Nogales y Agustín Rodríguez, particular de Guillermo Padrés.

 

Ahora en Sonora podría surgir otra figura: Manuel Puebla, joven de 33 años, ingeniero industrial que cursa actualmente la licenciatura en derecha y una maestría en competencia ejecutiva para la administración pública. Tiene dos diplomados en la prestigiada universidad de Harvard. El primero de Lideres Emergentes y el segundo Recobrando Valores en el Valor Público, donde el tema principal fue el divorcio del ciudadano con el gobierno, algo muy actual en el mundo y concretamente en nuestro país.

 

Y lleva más de ocho años colaborando con Claudia Pavlovich, desde que la ahora Gobernadora competía por la presidencia del PRI estatal.

 

"Sí, me gustaría ser diputado…cuando llegue la oportunidad", dice el secretario particular de la Gobernadora, ante el Grupo Compacto integrado por los periodistas Feliciano Guirado, Ernesto Gutiérrez, Rafael Cano Franco, Martín Romo, Soledad Durazo, Cristina Gómez, Sergio Valle, Daniel Sánchez, Javier Ruiz Quirrín y quien esto escribe.

 

Es el quinto Manuel Puebla, y en unos días más llegará el sexto, su hijo. Lo espera para el 1 de febrero.

 

"Soy priista por convicción no por circunstancias", expresa orgulloso y recuerda cómo algunos de sus amigos se fueron del PRI en aquellos tiempos que el tricolor estaba fuera del poder gubernamental, tanto federal como estatal.

 

Nació en una familia política y priista, su padre, su abuelo y su bisabuelo, y ahora él representa la cuarta generación Puebla.

 

No lo oculta… "me encantaría ser candidato para un cargo popular. El legislativo me atrae". Ya lo probó de alguna manera en el lapso que Claudia Pavlovich fungió como Senadora de la República. Él estuvo a su lado y conoció el mundo legislativo de tanto alto nivel como es el Senado de la República

 

¿Le ha comentado a la Gobernadora de sus aspiraciones?

 

"Sí. Si se presenta la oportunidad, me gustaría, y si no, pues ay para la otra. Lo veo como un proyecto".

 

"El partido y su líder (Claudia Pavlovich) decidirán. Y si no soy rentable, ya habrá otras oportunidades".

 

La posición de un secretario particular del Ejecutivo Estatal es complicada y de alguna forma un tanto oscura hacia el exterior de Palacio. Debe ser una figura preparada académicamente, eficiente, disciplinada, capaz de soportar 18 o 20 horas continuas de trabajo, discreto y muy leal. Debe también tener gran dosis de habilidad política y del manejo de relaciones públicas. Debe ser absolutamente honesto en sus opiniones cuando se las pide el Jefe o Jefa.

 

La Gobernadora, a quien antes le hablaba de tú pero ahora de Usted, es de consensos, dice, no se deja llevar por una sola opinión, por eso no puede llegar alguien con una opinión intencionada. Siempre escucha a otros. "Tiene la firme convicción de llevar un gobierno de cambio en beneficio de la sociedad, y en ello se trabaja día a día".

 

¿La gobernadora les inspira  a realizar ese proyecto de cambio?

 

"A mí sí. Yo me hice una promesa: que estaría con alguien a quien le creyera, porque de no ser así prefiero retirarme. Claudia Pavlovich ve su trabajo en la política como beneficio para la gente, por eso su acercamiento permanente con la ciudadanía".

 

¿Se evalúan el trabajo y eficiencia de las secretarias y demás dependencias?

 

"Sí".

 

¿Y cuáles son las mejores dependencias calificadas y las peores?

 

No se puede determinar de manera sencilla porque unas son muy eficientes pero con poca difusión,  otras solo interesa a determinado grupo de ciudadanos (Sagarpa por ejemplo), pero en lo general todas cumplen con el objetivo, responde el funcionario.

 

Le hago una observación: como periodista y como ciudadano entiendo es una estrategia de comunicación política, muy usual al inicio de una administración, eso de anteponer a cualquier información de cualquier funcionario el trillado concepto "por instrucciones de la gobernadora, hacemos esto…", como si nada pudieran realizar si no reciben esa orden, pero en mi opinión ya cansó y hasta molestias origina en gran parte de la sociedad…

 

Me miró y sonrió como asintiendo, pero luego dijo era una tema que ya se ve,  aunque no es fácil desprenderse de un "cliché" muy utilizado en la política y en el ejercicio de gobierno. Me dio la impresión que también él está de acuerdo en que debe eliminarse porque además cada responsable de una dependencia sabe lo que tiene que hacer y lo debe de hacer bien porque para eso fue designado. Cuestión de estilos, tal vez, pero es un estilo mal visto por la ciudadanía.

 

En una larga conversación (dos horas) Manuel Puebla comenta que los primeros dos años de gobierno  fueron para recobrar la confianza del ciudadano en sus instituciones y este 2018 continuará ese fortalecimiento, y hacerlo más humano, de ahí la propuesta de la Gobernadora de destinarlo el año de la salud.

 

"Y el proceso electoral no será impedimento para que el estado siga adelante".

 

Obvio se le preguntó sobre su relación con los integrantes del Gabinete y obvio respondió que era de lo mejor. Respecto a  Natalia Rivera, la Jefa del Gabinete y otra figura de gran poder en esta administración, expresó: "es muy preparada, altamente eficiente y eficaz. Hay una gran coordinación y comunicación con ella. La Gobernadora está muy contenta y satisfecha con ella".

 

Pues sin duda Manuel Puebla es un joven preparado, disciplinado, con conocimiento de la administración pública, que podría buscar una curul en el Congreso local y convertirse en un promotor legislativo de iniciativas  que coincidan con el gobierno de cambio de Claudia Pavlovich, porque si alguien conoce ese proyecto es precisamente él. Y quien además, no por ser particular del Ejecutivo, está alejado de las colonias y de las necesidades ciudadanas.

 

Al tiempo.