Figuras 

2018-04-09

Vaya que tiene razón Alejandra López Noriega, dirigente del PAN Sonora, al calificar las próximas pizcas electorales como atípicas.

A la dama en cuestión, le tocó dirigir a su partido (la primera mujer en la historia en presidirla en el estado) en momentos difíciles, siendo oposición y con la carga negativa que sufre su partido debido al gobierno panista que tanto inquietó a la sociedad estatal por los desmedidos actos de corrupción que encabezó el peor de los gobernadores que ha tenido Sonora, Guillermo Padrés Elías.

Sin embargo, en la actualidad con otros aires, y con otros rostros como opciones electorales de cara al 2018, Acción Nacional se reagrupa y la semana pasada ya seleccionó todas las fórmulas que competirán en la lucha electoral para lograr mantener alcaldías, aumentar diputaciones, dar la pelea en las federales y lograr el triunfo rumbo al parlamento, trampolín natural requerido para los próximos gobernadores.

Se están viendo cosas nuevas en este inicio de campaña, que son momentos por demás raros y diferentes a los demás procesos.

No hay que negar que, con ésta capirotada de personajes que se ha dado, en la cual políticos han brincado de un partido a otro, logrando candidaturas con otros colores, ya uno no tiene el termómetro de cuál será el resultado del proceso. Definitivamente son de pronósticos reservados.

En la actualidad ningún partido tiene asegurado el triunfo, ni si quiera el PRI donde la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano se ha esmerado por gobernar integralmente para todos los sonorenses. La Dama Dorada tiene excelentes calificaciones, y son pocos, por razones políticas, quienes la cuestionan, pues la mayoría coinciden que está muy bien evaluada.

Gran parte de las candidaturas del tricolor son buenas, a excepción claro, del controvertido ex alcalde Manuel Ignacio “Maloro” Acosta Gutiérrez quien vino a descomponer el panorama alentador que tenía su partido, por la terquedad de su imposición. Si hubiera sido prudente, y no se cree las mentiras que le fabricaron para posesionarlo comprando a nivel nacional títulos de liderazgo ficticios de agrupaciones de alcaldes de su partido, cuando Hermosillo se encontraba totalmente devastado (vaya cinismo y burla de sus guardianes de la imagen verbigracia Juan Carlos el Chino Lam y Recua Maldita) y desde un inicio el Revolucionario Institucional hubiera aceptado a quien realmente esperaba el priismo como su candidato al parlamento: Antonio Astiazarán fuera otra historia.

Pero le gusta al Malorín lo fácil, ya lucró con el erario público de la capital, descuidando rubros importantes como la seguridad, servicios públicos y supo hacer redituables “negocios”, que perjudicaron hondamente a los hermosillenses, quienes vivieron vulnerables durante su gobierno,  la gran mayoría lo repudia.

Su voracidad y ambiciones van más allá, al pretender apoderarse de las arcas estatales en el 2021 y acaricia y sueña con el momento de poder lograrlo, pues sabe que se pueden lograr las cosas, como lo hizo comprando la candidatura y engañando a todos para llegar a ser la alternativa del PRI al Senado de la República, quitando del camino para sus nefastos propósitos a buenos hombres y prospectos como el Toño Astiazarán. El PRI nos adelanta que todo puede suceder para sustituir a Claudia Pavlovich Arellano.

El Revolucionario Institucional de cara a pretender mantener la gubernatura con el Maloro Acosta, no la tendrá fácil.

Se abrieron varios frentes, y uno de ellos es precisamente Antonio Astiazarán Gutiérrez, que ya lo ubican como un candidato viable, carismático, fuerte y con potencial para jugar la principal silla en Palacio de Gobierno, convirtiéndose en una especie de Moreno Valle de Sonora, un ex priista con todo el apoyo de las estructuras panistas, perredistas y de Movimiento Ciudadano y de origen tricolor. Con imagen intachable.

Por ello, lo quieren frenar de una buena vez. Buscando inhabilitarlo primero en su aspiración de llegar al Parlamento.

Claro que en el PRI las cartas no están echadas exclusivamente para el mitómano Malorín (se va a decir que falta mucho, tres años, pero la verdad se van volando), los otros prospectos priistas están en espera de lo que suceda en las elecciones presidenciales, como el popular Ernesto El Borrego Gándara, Sylvana Beltrones, el poderoso e imponente Secretario de Gobierno Miguel Pompa Corella y de ganar la Diputación local y convertirse de nuevo en líder de la bancada priista en el Congreso, Pano Salido, quien por méritos propios se ganaría estar en privilegiada lista, pero de seguro sus adversarios lo excluirán por su apellido. Sería una lástima.

 A diferencia de ellos, Toño Astiazarán, hasta el momento la tiene más segura, porque sencillamente Damián Zepeda líder nacional del PAN, trae otros proyectos en el resorte federal, de ganar Ricardo Anaya, se convertiría en Ministro, y en cinco o seis años, en presidenciable. Así de sencillo. Si pierde, tendrán todo el sexenio para consolidarse y buscar de nuevo la Presidencia de la República, hay juventud y perseverancia entre Anaya y Zepeda por lo que veo futuro en el rango nacional.

Nos hemos percatado que al Maloro no le importa esta campaña, pues ha despreciado hacer política de la buena y no busca unificar los sectores de su partido y de la sociedad, pues sabe, que el líder de los priistas Manlio Fabio Beltrones Rivera no permitirá que su hija Sylvana esté en riesgo o pierda la elección.

Esa área de confort del pésimo ex alcalde de la capital, Manuel Ignacio Acosta le da seguridad para estar nadando de muertito, y realizar una campaña polarizada y como vulgar conformista y talegón, esperar que le resuelvan todos sus problemas.

El Maloro Acosta se atiene y se cuelga de la fortaleza de Beltrones, le gusta al infantil político (se cree niño travieso) que lo vean con lástima y como chamaquito para que le resuelvan los problemas, pues no tiene cabeza, ni carácter para enfrentarlos, pues solo mentiras sabe decir.

Por eso, el embustero ex alcalde de Hermosillo torpemente ordena atacar a su ex compañero Toño Astiazarán equivocando la estrategia pues lo único que ocasiona es que el guaymense, sea victimizado, y se fortalezca con cara al 2021.  Definitivamente será Toño el adversario del PRI a vencer rumbo al Palacio de Gobierno.

 

Las simpatías que ha generado los últimos 12 años Andrés Manuel López Obrador en automático fortalece a la fórmula integrada por Lilly Téllez y Alfonso Durazo y se va a reflejar con votos, sin embargo, Morena debe de apostar a crear una estructura aceitadita que esté en las urnas representándolos, porque a decir de la propia dirigente del PAN Alejandra López, MORENA se dedicó a reciclar a los panistas que estaban desertado del color azul, y apenas pudieron completar las candidaturas con ellos.

La realidad es que el partido de AMLO ha crecido potencialmente en todos los rincones del país, y aunque su fuerte son las redes sociales, existen muchos simpatizantes a jugarse la camiseta por la propuesta del veracruzano.

Hace días, la aguerrida Célida López mostró músculo y en una manifestación logró aglutinar un buen número de simpatizantes, nada despreciables.

Se esperan sorpresas en las candidaturas a las diputaciones federales y senadurías que se verán beneficiadas por el arrastre de López Obrador.

Razón de más para preocupar al imberbe Maloro Acosta, pues la elección se va a terciar, y su carga negativa no beneficia al tricolor, pero si le ayuda al Frente Ciudadano y a la fórmula de Lily Téllez y Alfonso Durazo que es sumamente atractiva.

 Por cierto, se espera para el próximo 18 del mes que pisamos la visita de AMLO a la entrañable Perla del Mayo, donde el activo navojoense Mario “Mayito” Martínez está al pendiente de los más mínimos detalles y coordinando el evento para que resulte todo un éxito, la cita, tentativamente será en el Mercado Municipal y se podrán lucir en especial la fórmula al Senado integrada por la colega Lilly Téllez y el politólogo Alfonso Durazo. Bien.

 

Que necedad de perfilar en el PRI a sus peores prospectos. Guaymas es uno de los rincones, donde el cacicazgo se impone, y más con el travieso Otto Claussen señalado como uno de los alcaldes más corruptos que ha tenido el otrora bello puerto de Guaymas.

Aunque me van a replicar que en su candidatura, nada tuvo que ver el PRI (aja!) pues fue postulado por el Partido Verde Ecologista y que nadie aquí en Sonora, pudo hacer nada para evitarlo a pesar de su negro historial, ni tener la fuerza del veto, como sucedió con el asunto escabroso de la imposición en el caso de Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, donde se pregona la idea de que nadie en la esfera estatal avaló dicho absurdo que en tantas broncas lo ha metido.

Hay similitud entre ambos oscuros personajes del priismo sonorense, los dos fueron pésimos alcaldes, secuestraron a su ciudad, la devastaron a más no poder, la saquearon y lucraron con el poder para beneficiarse. ¿Castigo? ¡Que va! Mejor los premian.

Gracias siempre.