Figuras

2018-06-25

Prácticamente a una semana para que los mexicanos, en especial los sonorenses en éste estado, decidan sobre el futuro en materia de los cargos electorales que disputan los diversos partidos por la lucha por el poder, como la Presidencia de la República, Senadores, Diputados Federales, Locales, y por supuesto, su respectivo cabildo encabezado por sus alcaldes.

La campaña, está por demás decirlo, fue atípica.

Se vivió otro ambiente – aunque siempre se expresa lo mismo, cada pizcas electorales, notamos la diferencia, de una a otra- pero en esta ocasión con tiempos diferentes, los candidatos al Senado y Diputados Federales prácticamente anduvieron solos por los primeros meses, mientras que los prospectos del ámbito local, entraron en acción los cuarenta y tantos días  -antes del primero de julio-  que estipula la nueva ley electoral, con menos propaganda, entre otras cosas.

Ya veremos la próxima semana, si la ley llamada Pavlovich abonó y sirvió para la estrategia de lograr la mayoría requerida para una mejor gobernabilidad para el Palacio de Gobierno, hoy en manos del tricolor, y que fue una de las prioridades.

El pronóstico es que la dama Dorada Claudia Pavlovich Arellano, Gobernadora del Estado, contará con mayoría en el Palacio Legislativo Estatal, como fue diseñado e impulsado por los estrategas como Iván Jaimes Archundia y Pano Salido  y operado desde el PRI,          por el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional, Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien empeñó su palabra para que el régimen estatal de CPA entre en su segunda etapa con el Congreso, en una área de total confort.

Otro pronóstico visible y posible, es que AMLO y su MORENA logren la Presidencia de la República, además de muchas de las Diputaciones Federales, como Alcaldías en municipios pro izquierda, en especial en el sur de la entidad, y en algunos lugares de la sierra de Sonora, peligrando para el PRI, el puerto de Guaymas que está en jaque por Sara Valle ex alcaldesa en aquellos tiempo por el PRD y hoy -de lograrlo- lo haría mediante el partido de Morena.

La moneda está en el aire, rumbo al Parlamento, las encuestas dan por hecho que Sylvana Beltrones será Senadora.

Al igual que Toño Astiazarán, quien realizó extraordinaria campaña, demostrando su capacidad política que le ha servido para ganar la alcaldía, y dos veces la diputación Federal en su natal Guaymas.

Mientras que MORENA, le ayudó bastante a Lily Téllez para estar en la pelea, donde los ánimos de los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, le auguran el triunfo, a pesar de la intensa campaña negra que se le practicó por parte del aparato oficial.

La pelea por pertenecer a la Cámara Alta tiene que ver -definitivamente- con la estancia y plataforma, para ir tras la principal silla en el Palacio de Gobierno, donde ya se ven, como candidatos serios de cara al 2021: Sylvana Beltrones por el PRI, y   Antonio Astiazarán por el PAN y Lilly Tellez, lamentablemente se auto descartó. 

Hay que esperar el resultado, quién ganará en la fórmula completa, y ver si en el escrutinio el PRI fue dañado por la imposición de la candidatura del controvertido exalcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio “Maloro” Acosta Gutiérrez.

De seguro al “Malorín” se le debe de estar cayendo la cara de la vergüenza, aunque lo dudamos, por lo cínico y mitómano que resultó, al escuchar los spot de sus compañeros de partido, sobre el delicado tema de la droga “el cristal”.

Tanto se relaciona en esa administración turbia que el inicio al cuestionado candidato al Senado del PRI, Maloro Acosta, con el delicado tema del cristal, que mejor optaron por no ponerlo como cara de esa noble campaña que trae por todo Sonora la candidata al Senado, Sylvana Beltrones, y en la capital Pano Salido y el aguerrido Ernesto “El Pato” de Lucas Hopkins, quienes buscan ser el padre conscripto y alcalde respectivamente. E hicieron bien.

La sospecha de que Maloro Acosta no pudo con la delincuencia y crimen organizado, en especial con los expendios de cristal que crecieron exageradamente en Hermosillo, esov nos hace pensar que algo raro hay en ese delicado tema, o de plano es un mediocre político que llegó -por desgracia- a gobernar la capital y que Hermosillo y el Palacio le quedaron bastante grandes, o que cayó en la tentación de la corrupción estirando el brazo y poniendo la mano para recibir lucrativos favores de los cristaleros, que tanto daño hacen a las familias hermosillenses, y que son los verdaderos envenenadores públicos, al grado de convertirse para el Pato, Silvana y el Pano ( y para la mayoría de los sonorenses) en los enemigos número uno de Sonora. Por fortuna, ya están en la mira, pero, deben de depurar la corporación policiaca, desde abajo y hasta la cabeza, donde el amo y señor sigue siendo, precisamente Malorito Acosta. ¿De ahí saldrían los recursos para su campaña? A lo mejor de ahí y de muchas otras cosas donde se le vincula con la estafa mayor y otros tantos hierros.

La cuestión, es que el PRI tenía todo para ganar fácil los dos escaños al Senado, pero se torno difícil al imponer a Maloro Acosta, que derivó en un fractura dentro de la familia tricolor y puso más difícil el camino de Sylvana, quien supo inteligentemente vencer este obstáculo trabajando arduamente y demostrando la joven política su ADN y su oficio, talento político al subir en las encuestas a pesar de la carga negativa del mediocre Maloro Acosta, que su única virtud es ser merolico convincente. Sueña con quedarse de Gobernador, Dios guarde la hora.

Si llega a perder el PRI, el único culpable será Maloro Acosta por su ambición desmedida, así de claro.

 Por cierto se dice que su voracidad es tan grande y  no quita el dedo del renglón, que pretende seguir co-gobernando Hermosillo, al grado de dejar al Tesorero municipal Tadeo Iruretagoyena Tirado (ligados estrechamente) de seguro a cambio de lucrativos favores. Ya demostraron, que los números, nomás no se les dan, al anunciar costos en las paradas de camiones, que resultaron una verdadera falsa, y que al final salieron, según ellos, más caras que la casas de clase media-alta. Inflaron los costos, pero allá ellos, quienes se sienten tranquilos al ver que en la Fiscalía anticorrupción no tocaron a los anteriores administradores y alcaldes del PRI, como los patéticos casos de Nogales, con Ramón Guzmán Muñoz y Otto Clausen Iberry en Guaymas, entre otros priistas. La fiscalía no ve colores, nomás azul, blindando los colores de la bandera, lamentablemente, perdiendo la credibilidad, pues se ve como una herramienta de venganzas y vendettas políticas. Lástima.

Si gana el PRI el Senado en Sonora, va ser por el trabajo de Sylvana Beltrones quien le echó muchas ganas, así de fácil.

Lo único peligroso sería que Maloro se siguiera creyendo sus fantasías y mentiras, y que buscara posiciones políticas en materia de seguridad pública ( ya le gustó)  porque se habla de un pacto donde lamentablemente se maneja la idea, así lo presume ya Tadeo Iruretagoyena Tirado a sus amistades, de que él se quedará como tesorero otros tres años, para conseguir recursos para la campaña del 2021 a Gobernador del Malorin.

Presumen que de ganar el PRI ( porque de ganar MORENA ya dijo Célida López lo va echar a la cárcel), que llegarán a doblar a Ernesto “El Pato” de Lucas para imponer se quede Tadeo, y bloquear al hábil político quien aspira reelegirse, de ganar.

Lo bueno es que tanto Célida López ( con el apoyo total de la Federación de ganar AMLO y ella) y con Ernesto de Lucas Hopkins le irá bien a Hermosillo, y no pensamos, que ambos se dejen a las presiones y chantajes de Maloro Acosta por seguir co gobernando Hermosillo y lograr recursos para su candidatura a Gobernador, como alucina.

 Ernesto De Lucas y Célida López han demostrado tener potencial, dejando abajo, por mucho margen al propio partido albiazul.

Célida, al igual que el Pato recorren las diferentes colonias de la ciudad, ambos son combativos, la única diferencia es que Célida llegó un poco tarde al proceso, y Ernesto “el Pato” de Lucas le ha llevado una buena delantera en la carrera electoral.

Sin arrebatos y con argumentos, con claridad y sin mucho rollo ha ofrecido un amplio panorama sobre su estrategia para una ciudad que requiere soluciones firmes.

Su probada experiencia en seguridad pública, un detallado programa de acción y el uso de alta tecnología generan la suficiente convicción para que a Hermosillo retorne la tranquilidad.

El Pato de Lucas presenta soluciones a los problemas del agua y del transporte público, lo mismo que apoyos a las madres solteras o divorciadas para que saquen adelante a sus familias.

Su esquema de movilidad urbana, de atención al deporte y un responsable manejo de las finanzas públicas ( donde no encaja Tadeo) con ataques de fondo a la corrupción, los ha argumentado a detalle y con precisión.

Hoy los hermosillenses no  deben equivocarse, no están en condiciones de apostarle al fracaso en estos tiempos que generan tanta incertidumbre. Le ha ido mal a la capital, con el PAN y su antecesor Maloro Acosta.

Un bueno gobierno es sinónimo de liderazgo, de ofrecer respuestas a las necesidades más apremiantes y de hacer suyas las demandas de la gente para traducirlas en acciones.

Esa es la percepción que genera Ernesto de Lucas, su liderazgo va más allá de partidos políticos, el candidato de la coalición “Todos por Sonora” que hoy lidera las preferencias para gobernar Hermosillo.

Hoy los hermosillenses deben apostarle a los políticos que no representen un peligro, y el Pato trae ganas de hacer bien las cosas. Es ingenioso y entrón. El Pato de Lucas dice ser un hombre de resultados y resultados necesita Hermosillo. Por supuesto se sabrá coordinar muy bien con la Gobernadora del Estado, su amiga Claudia Pavlovich, buscando relaciones federales , gane quien gane los Pinos.

Mientras que Célida López, tendrá -nos dice- las puertas abiertas en Palacio Nacional de ganar AMLO como dictan las encuestas, y buscará una estrecha comunicación con la Gobernadora, a pesar de que no es de su partido.

Veremos si le alcanzan a Célida López los últimos días, porque honor a la verdad, el Pato le lleva una notable ventaja, y no trae la intención de ser alcanzado, menos rebasado. Ya veremos y diremos, en las próximas semanas.

 Gracias siempre.