Claudia Pavlovich debe de sacudir el árbol

2018-09-03

La actual mandataria Claudia Pavlovich Arellano ha tratado de dignificar la política y se ha mantenido cercana a la ciudadanía, sin embargo, ya es vox populi, que algunos de su círculo cercano la mantiene secuestrada y eso le aleja de sus otroras aliados.

Existen “entes” políticos a quienes consideran funcionarios en pañales que no han podido crecer, pero que han hecho mucho daño con intrigas palaciegas, en contra de ese celoso grupo que no deja a la Gobernadora mantener lazos de amistad que en el pasado le ayudaron a llegar a Palacio de Gobierno.

Existe en ese círculo: teléfono descompuesto, mala comunicación y constante desinformación.

La mandataria estatal llegó al poder por el hartazgo de la política de golpeteo provocada durante la administración de Guillermo Padrés, donde se llenaron sus bolsas con dinero fácil, convirtiendo a sencillos sonorenses a nuevos ricos en la entidad, por tráfico de influencias y con el recurso del erario público.

Guillermo Padrés llegó al Palacio, al igual, por los conflictos que originó un divorcio entre la familia priista de Eduardo Bours Castelo, provocados por la detestable Recua Maldita comandada por Juan Carlos Lam y Daniel Durán Puente, tentáculos que se encuentran en la actualidad.

Hay que recordar que la llegada de Eduardo Bours fue en contra de la voluntad del otrora gobernador Armando López Nogales quien había dejado a la deriva la política y el trabajo a cargo de la controvertida Cecilia “La Chapita” Sánchez, ya que el Gobierno del Estado en esos tiempos, con su gobernador López Nogales nadaba de muertito en los últimos años de su mandato.

Hoy en la actualidad, ante una excelente imagen de Claudia Pavlovich, el efecto de políticos como Manuel Iganacio Acosta y el compacto grupo que opera en el actual régimen, están empezando a hacer daño, al utilizar violencia innecesaria en contra de empresarios, medios, políticos que “no se han alineado” supuestamente a sus caprichos, pero en realidad representan riesgos porque no desean que nadie que no sea parte de este grupo compacto pueda hablar con la Gobernadora.

En ocasiones, ellos mismos han tenido diferencias entre el clan, notorio cuando se da el famoso fuego amigo entre ellos.

 

¿Pero quiénes son?

 

Los nombres se dicen constantemente, en cafés, en corrillos políticos, entre empresarios, medios de comunicación y ente sus enemigos, a los que les han hecho daño, pero que siguen vigentes en la política actual (guardando corajes y sed de venganza), de todos colores, tallas y sabores.

Aunque sus nombres se empiezan a pronunciar en voz baja, la actual mandataria debe seguir haciendo una profunda auditoría entre sus amigos y ver quien en verdad la cuida y protege, quien la engaña y quien le está ocasionando graves problemas.

Al número dos del régimen, al hombre más poderoso del gabinete, Miguel Pompa Corella, le tocó ser el malo de la película, pero no midió consecuencias al lastimar a los diferentes grupos políticos para favorecer a su gente. Despreció el Potrillo Pompa a los demás clanes quienes no entendían la cerrazón de puertas que les dio el aún Secretario de Gobierno.

Hay quienes están esperando que Miguel Pompa se vaya al PRI, para poder cobrase todos esos desprecios y desatenciones por parte del nogalense.

Otro nogalense controvertido y que ha ocasionado muchos incidentes en contra de la buena imagen de su jefa, es Jorge Durán Puente, Secretario Técnico a quien tachan de llevar la línea perversa, el golpeteo y el tratar de operar toda campaña negra desde Palacio de Gobierno, maniatando a la encargada de Comunicación Social, Ivonne Andrade, a quien no ha dejado desarrollar su labor, a pesar de que tiene experiencia en el tema al lado de Maye Verduzco, titular de Radio Sonora, pero que le entiende al menester de la línea que realmente quiere hacer CPA.

Sin que sea menos importante, otro personaje que se encuentra en los señalamientos (de toda mitad del sexenio) es el guaymense, Secretario de Salud, Enrique Claussen Iberri, de quien se dice presume de ser un erudito en la política, pero que ha sido factor para no dar buenas opiniones y alejar a los aliados a  Pavlovich Arellano.

Enrique Claussen es también del círculo especial de amigos, pero mejor se debe poner a trabajar en su delicado rubro de salud, en vez de estar pensando en pretender más poder.

 

Lo grave del asunto.

 

Estos políticos de pañales, que endosan enemigos a su jefa, han intentado alejar a Pavlovich Arellano de uno de los políticos priistas más importantes de la nación: Manlio Fabio Beltrones.

Su intención -de los traviesos- es apoderarse de la mayor parte de los cargos importantes para tener el control absoluto, como lo tuvo en su momento con Bours la Recua Maldita, Juan Carlos Lam y casualmente otro Durán Puente, que no dudamos sea el principal asesor de la Secretaría Técnica.

Su ambición va más allá, cuando han intentado -no una vez, sino varias- quitar de la Secretaría de Hacienda, a uno de los mejores funcionarios del actual régimen, Raúl Navarro, quien ha demostrado que está en Sonora para ayudar a la mandataria.

Otra de las posiciones que añoran, desde la Secretaría de Gobierno y la Técnica, es la Presidencia del PRI, donde han detonado campaña en contra de su dirigente Gilberto Gutiérrez Sánchez, de quien se dice que su error es decirles la verdad causando serios enconos.

Por supuesto que tienen en la mira otros interesantes cargos, pero ya se dice, que han sido detectados y que sus constantes errores ya están saliendo a la luz pública.

 

¿Beltrones lejos de Sonora?

 

Hay quienes se han atrevido a decir que el ciclo del ex Gobernador Manlio Fabio Beltrones ya culminó.

Lo anterior es una verdadera estupidez, y más cuando la grilla viene desde dentro del propio gabinete, que sí desea a Manlio lejos de los sonorenses.

Beltrones goza de una habilidad, inteligencia y experiencia para ayudar a la propia Gobernadora, cuando así se requiera.

Lo respetan a nivel nacional, estatal y local.

Y el respeto, más no miedo, es significativo, porque sabe hacer política y resolver fuertes conflictos, desde que inició con la escuela del extinto Gutiérrez Barrios, quien fue su mentor y aprendió mucho.

La verdad, no vemos a Sonora lejos de Beltrones, ni a Beltrones lejos de Claudia Pavlovich.

 

Conciliar, unificar y trabajar

 

La Dama Dorada Claudia Pavlovich debe seguir haciendo lo que sabe, construyendo su legado y dejar profunda huella entre sus conciudadanos.

Trabajando, unificando y conciliando a las diferentes fuerzas sociales de la entidad.

Por fortuna, la gobernadora, se les escabulle a sus traviesos funcionarios y ha escuchado el clamor de que es urgente sacudir el árbol en sus importantes áreas, donde va a requerir otros perfiles, que se adapten a los nuevos tiempos, que viven donde ya no controlan el Congreso, la alcaldía, ni la federación.

Si bien han descompuesto relaciones cordiales que logró Claudia Pavlovich, el escenario rumbo al 2021 es salvable.

Ya le alejaron a la mandataria –tan solo por mencionar algunos- a Antonio Astiazarán Gutiérrez quien ya emigró a otro partido y que puede ser el candidato a sustituirla por Acción Nacional, a quien han subestimando manifestando que el PAN ya no se va recuperar en la siguiente elección, cosa que está por verse.

A Ernesto Gándara, potencial político que dejará la Senaduría de la República, siempre lo ha bloqueado este grupo compacto, y no han permitido que se arreglen las relaciones, aunque se diga lo contrario.

A Abel Murrieta, quien pudo ser candidato a la alcaldía, lo desecharon y no le dieron la oportunidad de contender por el PRI, cuando es quien iba arriba en las encuestas, pero por solicitud de Rogelio Díaz Brown se optó por el Diputado Emeterio Ochoa, complicando al tricolor, convirtiendo a ese municipio en bastión anti gobierno y anti priista.

¿Y qué decir de los hermanos Bours?

 Es evidente que las diferencias que tienen Ricardo y Eduardo no son de ninguna manera con la Gobernadora del Estado, a quien ayudaron desde Cajeme a lograr el triunfo ante el PAN de Guillermo Padrés y de Javier Gándara Magaña.

Insisto, el error es con los interlocutores, estos chavos, quienes en vez de arreglar problemas, dar resultados y unificar, descomponen relaciones llevando mala información a la principal silla en Palacio.

Imagínense a Miguel Pompa en el PRI, tratando de resolver esas broncas.

Quien tiene talla para ser interlocutor es quien ahorita encabeza la dirigencia estatal Gilberto Gutiérrez.

Por cierto, a un tris estuvo Eduardo Bours en presentar públicamente su renuncia al Revolucionario Institucional.

Pero traen proyecto para el 2021 y ante la negativa de entablar diálogos fluidos, optaron hasta el momento, en permanecer, para ser Eduardo quien hable fuerte y a favor de la candidatura de Ricardo Bours, quien ha expresado va por ella.

En sus intentos, de los actuales “operadores “del gobierno actual por derrocar a Gilberto Gutiérrez y a Raúl Navarro, le están rascando los cigotos al tigre y con ello, a que Beltrones se vaya por la libre con su hija Sylvana rumbo al 2021, pero insisto, el ex gobernador siempre ha respetado y admirado a Claudia y por más que intenten alejarla, no lo van a lograr.

La situación no es enfrentar a la demás clase política, castigar, con violencia inecesaria y mal aplicada, sino convivir, tender puentes, fortalecer alianzas, conciliar a ex amigos, hacer política a favor de su jefa Claudia Pavlovich, quien pone cuerpo y alma en su pasión por servir a los sonorenses.

Pero, no veo cómo estos personajes le seguirán ayudando, quizá lejos de esas importantes responsabilidades que tienen, y que solo le han servido para ocasionar caos y potenciales enemigos.

El peor enemigo, es un ex amigo.

Gracias siempre.