Crisis a la mitad del sexenio 

2018-09-10

Por favor no expongan a la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano. Es lo que diría, cualquiera que ve lo grave de las constantes travesuras que realizan los ya incómodos omnipotentes Secretarios (Pompa, Durán y Claussen)

Erróneamente, suelen darle malas recomendaciones y alejarle a la gente que la aprecia, respeta y pretende ayudarla, es su modus operandis.

Con malas estrategias la exponen a que le puedan faltar el respeto, políticamente hablando, al cerrar relaciones o comunicación con personajes, primero de su partido, con los futuros diputados (la gran mayoría de MORENA) y los demás partidos en Sonora, donde a todos pretenden ver como sus empleados, más no sus aliados.

Arreglan en lo oscurito, con cash, los problemas graves, en el Congreso y donde se ofrezca…Así cualquiera.

Con los demás, a los que no consideran importantes, los de casa pues, por ser aliados según ellos, le practican la política de puertas cerradas, se aprovechan de su sumisión, y con los que deliran que los están grillando o moviéndose en contra de ellos –paranoicos-los bloquean, los atacan con sus brazos represores. Castigos aleccionadores, para que no vuelvan a mirarlos feo. Destruyen las otroras alianzas, simpatías y lo que construyó la gobernadora, y de una manera burda e innecesaria.

¿Qué no se percatan de los esfuerzos que está realizando la Dama Dorada, por todo lo largo y ancho de la geografía sonorense? es más, en el mismo resorte nacional donde el fin de semana sostuvo interesante encuentro, con su amiga Olga Sánchez Cordero, La futura Secretaria de Gobierno de AMLO.

 

LA CRISIS DE LA MITAD DEL SEXENIO

 

Que afán de los inmaduros funcionarios en descomponer el escenario político a la gobernadora.

¿Por qué no entienden “los pañaleros” del actual régimen que es traición alejar aliados?

Práctica cotidiana de esos operadores “en pañales” (con fétida suciedad), la rudeza constante para dejar precedente del “gran poder que tienen” que piensan lo mantendrán siempre.

Les encanta demostrar su patética fuerza, su sed de venganza, con estilo enfermizo de represores para quien se osa decirles sus verdades, o que le traten de abrir los ojos a su jefa política a quien le deben todo, pero por eso y muchas cosas, no encajan en la política actual, pues están caducos a pesar de su corta edad.

Tercos no les importa hacer quedar mal a su noble jefa, eso los hace cometer errores graves, que luego podrían lamentar. Pero – eso sí— son muy buenos para intrigar y endosar los problemas personales y hierros a la propia Gobernadora, le trasmiten sus fobias y enemigos. Se venden como unas blancas palomitas.

La voracidad de algunos funcionarios, que de plano no le entienden y no interpretan fielmente la política social de Claudia Pavlovich Arellano, siguen con la insistencia de derrocar al secretario de Hacienda, Raúl Navarro, a quien quieren ver como el culpable y malo de la película, en el aspecto del manejo de los recursos. Que estupidez.

Desde la Secretaría Técnica, a cargo de Jorge Durán Puente, endosan problemática financiera, y filtran a medios de comunicación de un supuesto desorden financiero por parte de uno de los mejores funcionarios del gabinete de Claudia Pavlovich Arellano.

Cuentan los enterados que el grupo al que pertenece Jorge Durán está peleando el control de Hacienda, pues ya tienen algunos tentáculos como en el departamento de auditorías (para usarlo como garrote represor), compras (licitaciones) y otras cosas.

No es la primera vez, que fijan y enfocan la mira de sus armas hacia el notable funcionario, quien no está para soportar a los imberbes de la administración actual, a quien le muestran constante su doble cara.

Sucede cada seis años, cuando a la mitad del sexenio, los funcionarios vagos intentan apoderarse en el segundo tramo de lo que queda de una administración para poder hacer a sus anchas de las suyas.

Ya insistentemente la Dama Dorada Claudia Pavlovich Arellano ha dicho que desea salir bien, y que no quiere que le suceda lo que les ha pasado a los anteriores mandatarios, de ser repudiados al final del sexenio, por los sonorenses, e inclusive por sus propios partidos.

Pero muy poco le ayuda el hombre más poderoso del gabinete, Miguel Pompa Corella; el bufón favorito y detractor del régimen Jorge Durán Puente y el hábil para los trucos y el dinero Enrique Claussen Iberri.

 

La figura de la nogalense Ana Gabriela Guevara, es para preocupar al revolucionario Institucional y al PAN con cara al 2021, porque les puede ganar.

No es por nada, el acercamiento, cariño y admiración que le profesa a la gacela de Sonora, el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador.

Ana Gabriela tiene años con ese proyecto, de que Andrés Manuel llegara a la principal silla de la nación y mantiene sólida relación que va ayudar para que se consolide como una carta fuerte a suceder a Claudia Pavlovich Arellano.

Es popular, querida y admirada por gran parte de los sonorenses.

La descomposición política que ha generado el compacto grupo de gandayas de la administración priista formada por el trío incomodo, ha echo que el PRI pierda esperanzas de lograr mantener la gubernatura al crear riesgosa competencia en su contra, desde el sur Ricardo Bours ( su rebeldía y valentía le abonará a que logre adeptos) Ernesto Gándara si se llega a ir del PRI, no es conveniente, ni oportuno, es peligroso fuera del tricolor y Antonio Astiazarán a quien traicionaron sus ex condicionales como el patético Yogui Duran a quien el de Guaymas le tendió la mano en sus inicios y que al final se la mordió y lo traicionó (le hará lo mismo a CPA).

Por eso la llegada de una mujer como Ana Gabriela a la vida política en Sonora da esperanza de que puedan cambiar las cosas en estas tierras para bien.

Que no surjan “entes” peligrosos como en cada sexenio emanan de las cloacas que se aprovechan de las oportunidades y de lo ocupado que estén sus jefes para hacer de las suyas y mentirles al alejarle a quien pretenda ayudar o acercarse, para beneficiarse en el rubro de los recursos, tráficos y todas las mieles del poder por el que se ha luchado para que no se repitiera la película del sexenio pasado.

Vamos a ver, cómo se conduce en este trecho, rumbo a la grande de Sonora, y cómo los demás prospectos de Morena se conducen, y si AMLO logra ponerlos de acuerdo y sacar al mejor candidato o candidata.

Porque Antonio Astiazarán no está manco y buscará la manera de fortalecerse como una alternativa al gobierno de Sonora, por el que ha luchado arduamente.

Toño es hábil y sabe también construir.

Aparentemente está en descanso, pero, lo vemos frecuentemente charlando con importantes actores y potenciales aliados para su proyecto.

 

La agonía de que se realicen cambios en el gabinete se extiende y, cada día, buscan la manera y pretexto para quedarse y volver a convencer a su jefa que son los elegidos y los únicos que velarán por sus intereses. ¡Sí cómo no!

Mientras estén en el área que se encuentran y le sigan hablando al oído, de una manera ventajosa, las cosas pueden seguir igual, o lo más seguro es que peor.

Después no digan, que no se dijo.

Película de cada sexenio.

Gracias siempre.