Recorrido eco-fantástico por el Centro Ecológico de Sonora 

2019-05-20

Por: Omar Alexis Guirado Valenzuela

Hoy en día los sonorenses seguimos promoviendo y difundiendo la cultura y los valores, para la protección y conservación de especies de flora y fauna nativas de la entidad, así como especies exóticas que no forman parte de los ecosistemas de la región.

El Centro Ecológico de Sonora (CES) mantiene las puertas abiertas y nos ofrece un grandioso recorrido que consta de 2.4 kilómetros en el cual apreciamos la diversidad de plantas y animales, además de personal capacitado que nos brinda información de las especies durante todo el trayecto.

El CES cuenta con un personal aproximado de 70 empleados, incluyendo un médico veterinario y 15 voluntarios, quienes tienen el objetivo de ofrecer el mejor bienestar animal, además de la conservación y reproducción de animales en peligro de extinción, como lo son: el lobo gris mexicano, jirafa, jaguar, lobo marino, lémur negro de cola anillada y rufo blanco, mono araña, tigre, guacamayo militar y varias especies de codornices, entre otros.

Después de tres años sin visitar las instalaciones del CES, el pasado jueves 17 de mayo, me di la oportunidad de tomar el recorrido. Asistido por la voluntaria Irayda Jiménez, quien no solo guía a las personas en el recorrido, sino también, aporta en las demás actividades que se realizan, al igual que mantener limpio el camino y las áreas de observación.

Al inicio del trayecto se puede apreciar de primera instancia varias especies nativas de reptiles; desde serpientes, víboras, lagartos y tortugas.  Siguiendo con una variedad de aves como el Guacamayo militar, el Quelele o Caracara y zopilotes. Además de un camino rodeado de flora que regulan la temperatura como lo es el Palo Fierro, Palo Blanco, Palo Verde, Torote Prieto, cactáceas, entre otros ejemplares.

Con el rescate de “Sagar y Balto”, dos pequeños Lobos Marinos de un año de edad, se rehabilitó el ecosistema marino a finales del año pasado. Ellos fueron encontrados en Bahía de Kino en condiciones delicadas y que actualmente reciben la mejor atención por parte del personal del CES.

También este año se hizo la incorporación de “Chukul”, un oso negro aproximadamente de nueve años de edad, que comparte hábitat con la osa negra “Ruti” que fue incorporada hace tres años. La jaula de dichos animales está un tanto descuidada, con áreas de sombra muy reducidas, lo cual se pudiera mejorar, esta se localiza enfrente del área de lobos marinos.

 Siguiendo con el recorrido, llegó el momento de entrar al aviario, un espacio completo, lleno de flora, habitado por varias especies de aves desde hembras y machos, tales como: pelícanos, pavorreales, patos, pavos domésticos y emús. El área se encuentra en perfecto estado y en constante mantenimiento.

El lobo gris mexicano hoy en día solo existe en cautiverio, por lo que el CES sigue con su programa de reproducción, precisamente para evitar la extinción de esta especie nativa, por lo que no se logra apreciar a la vista la pareja de dicha especie. En el 2016 se reportó el nacimiento de cuatro crías, las cuales se fueron de intercambio.

A un lado de la jaula del lobo gris mexicano, podemos encontrar el hábitat de la especie más icónica del estado de Sonora, el borrego cimarrón, una especie protegida, además de ser la más cotizada por cazadores furtivos. También podemos encontrar el hábitat del venado bura, considerado como una de las especies más grandes de venado.

Al pasar por las jaulas del mapache y el coatí, se logra apreciar la maravillosa amistad que tienen, gracias a dos arboles entrelazados que unen una jaula con otra. Para los amantes de las caricaturas podemos encontrar al personaje Mordecai de “Un Show Más”, la urraca copetona, único ejemplar que se encuentra en exhibición.

Así como los seres humanos podemos sufrir de trastornos de depresión, los animales también pueden sufrir ese tipo de problemas clínicos, como en el caso del cóndor de Los Andes, un ejemplar que lleva muchos años en exhibición, perdió a su pareja hace años y hoy en día sigue sufriendo su pérdida.

El lago de patos, un espacio en donde se encuentras diferentes aves acuáticas, ardillas, lagartos, entre otros animales, aún se siente vacío desde el lamentable cierre de la tirolesa, pero me impresionó bastante el mantenimiento de las áreas donde se encuentra el caimán y los hipopótamos, como también las mejoras del hábitat de los felinos.

El área de Eco Safari te da la oportunidad de apreciar los tres diferentes  territorios como la sabana, jungla y villa australiana, donde encontraras en vida libre: jirafas, alpacas, ciervo rojo, gamo europeo, búfalo de agua, dromedarios, cebras y canguros entre otras especies. Un recorrido bastante emocionante, que podrás disfrutar desde el Eco-Bus.

Para finalizar el recorrido, entramos a la granjita infantil, un lugar  con espacios abiertos al aire libre, que cuenta también con corrales y gallineros, en donde los niños y adultos pueden convivir con diferentes especies de granja como: borrego de la isla Guadalupe, borrego hibrido, burro pigmeo, cabra doméstica, borrego pelibuey, conejo doméstico, cebú miniatura, borrego cuatro cuernos y cabra miniatura.

 

 

 

En mi opinión como médico veterinario egresado y como amante de la flora y fauna, me sorprendió el estado actual del Centro Ecológico de Sonora. El mantenimiento de dichas instalaciones, se ha llevado al pie de la letra, todo gracias a los empleados y voluntarios dedicados y que, sobre todo, aman el trabajo que hacen.

El Centro Ecológico de Sonora que es dirigido por el médico veterinario y zootecnista, Luis Francisco Molina Ruibal, quien debería de felicitar el esfuerzo de sus trabajadores por mantener en perfectas condiciones las instalaciones que los sonorenses visitamos para apreciar la flora y la fauna en familia.

Un tema de mucho interés que se ha abordado en estos últimos meses, es la rehabilitación del Invernadero que cerró hace más de seis años, que hoy en día se encuentra abandonado, y sin un futuro previsto. Movimientos de ciudadanos como lo es “Jalo por Hermosillo”, quienes presentan un gran interés por aportar voluntariamente en la rehabilitación de dicha área, fueron rechazados por el Centro Ecológico de Sonora, quienes sabemos fueron rechazados directamente de la dirección de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora quien es responsable de la ejecución y evaluación de la política ambiental del Estado.

Y mi pregunta es, ¿por qué CEDES rechazó la propuesta del voluntariado?

Periodismo, fascinante actividad... reportero, hasta el final.