IDENTIDAD MEXICANA EN EL HUMOR VIRTUAL

2020-04-06

La pandemia es una terrible tragedia que arrecia la
angustia de toda la sociedad, en donde el humor de los
“memes”, permite a los mexicanos digerir el dolor y el
sufrimiento en un proceso comunicativo desde las raíces
de nuestra identidad.

Por: Jesús Salvador Guirado López

¿Qué horas son? ¡Las que usted diga señor
Presidente! Chiste ejemplar en la política mexicana sobre
la “ridícula sumisión” ante un mandatario, bastante
recordado en la pasada “conferencia mañanera”, donde el
Presidente López Obrador afirmó que la cuarentena por el
Coronavirus concluiría el próximo diecinueve de abril (que
ni por asomo ocurrirá), mientras solicitaba la confirmación
del funcionario de salud Hugo López Gatell ante una
bulliciosa multitud de medios de comunicación: ¿verdad
subsecretario? -cuestionó implacable al epidemiólogo

oficial- quien sin contradecirlo y con una voz temblorosa
pero anegado de honestidad respondió: ¡¡¡Más o menos,
señor Presidente!!!
Es el humor mexicano históricamente un vehículo del
ciudadano, para afrontar cara a cara la tragedia para
convertirla en una fuerza que le permite seguir adelante
en su vida cotidiana. El humor no tiene ideología. En
México aplica a todo. El mexicano bromea de la tragedia y
la muerte. Esta vez, la pandemia mundial del Coronavirus
que azota a la humanidad causando miles de muertes, no
se ha escapado del humor azteca que circula libremente
como Pedro por su casa entre los cibernautas de todo el
país.
Actualmente en las redes sociales mexicanas, el
humor es fruto del ingenio y funciona como una válvula de
escape frente a la cruda realidad a través de los creativos
“memes”. La palabra “meme” tiene su origen en el
concepto desarrollado por el científico Richard Dawkings
creador de la teoría memetica de la transmisión cultural,
en la cual denominó “meme” a la unidad mínima de
información que se puede transmitir. Es así que, en las

redes se conoce en analogía como “meme” a las frases o
imágenes visuales de contenido sarcástico o irónico y
“chistoso” acerca de alguna situación de la realidad
cotidiana.
En torno a la difícil situación de la cuarentena que
deben guardar todos los mexicanos encerrados en sus
domicilios para evitar el Coronavirus, surgen una infinidad
de “memes” como los siguientes: “Ya podemos bañarnos
o seguiremos lavándonos solo las manos”, “Comunicado
especial de Jesucristo: debido a la situación esta Semana
Santa no bajaré, Uds subirán. Fin del comunicado”. “Hoy
a las 22 aplauso en los balcones de los solteros y
divorciados para reconocer el esfuerzo que están
haciendo los casados”. “ Mi mama siempre me decía que
acostado no iba lograr nada, y véanme ahora, salvando al
mundo”, entre muchos otros que también a través de
vídeos circulan en las redes sociales.
En relación al tema, el escritor mexicano Carlos
Monsivais alguna vez escribió:” No se puede entender a
México sino se acepta que la vida social es un martirio
que atraviesa cada familia antes de llegar a un final feliz.

Por tradición tiene clara su posición ante las desgracias y
alegrías, al grado que no quedan separadas, resultan ser
una tragicomedia permanente, donde somos público y
actores a la vez según las circunstancias”.
Los memes en el humor mexicano constituyen un
metalenguaje complejo e incluso contradictorio que
visibilizan la percepción social de un hecho no desde un
ámbito valorativo, pero sí acompañado de picardía,
albures, humor negro y un nihilismo cínico que propician
la sensación de que se disfruta el acto de burlarse de
personajes, hechos, circunstancias, aunque vaya de por
medio la integridad física.
En la frontera entre lo serio y lo chusco, el sentido de
ridiculización apunta a desdibujar la seriedad del otro con
nuestras risas y burlas, y de paso la nuestra. Los memes
en el humor mexicano no solo describen una identidad
festiva que relativiza las desgracias propias y ajenas,
también es una manera de correlacionar los aspectos mas
oscuros y decadentes de nuestra existencia teniendo
como fondo la tragedia.

La pandemia es una terrible tragedia que arrecia la
angustia de toda la sociedad, en donde el humor de “los
memes”, ha permitido a los mexicanos digerir el dolor y el
sufrimiento en un proceso comunicativo desde las raíces
de nuestra identidad. La verdad es que cuando el
mexicano lograr reírse de sí mismo, el humor crece
mucho mas y no se expresa atado a nada, ni a interés ni a
ideologías. Por ello aun en los acontecimientos más
dolorosos que han ocurrido en nuestro país, el humor
siempre ha logrado equilibrar al mexicano. Es una forma
de esconder la realidad en la que esta inmerso, donde
aunque se encuentre en las peores tragedias y fracasos,
es como si permaneciera en una fantasía de tiempo. Es
definitivo entonces, que al margen del transcurrir del
tiempo y nuevas ideologías que pretendan terminar con el
humor de los mexicanos, ¡señoras y señores!, con la
pena, les digo que seguiremos ahora y siempre haciendo
mofa de lo trágico y de lo indebido “hasta el infinito y más allá".