La política calienta ambiente

2020-02-10

+ A paso de tren, Ricardo Bours; Lola desairó a militantes del MC; Munro, contra la corriente; le advierten a Saldaña

Agustín Rodríguez L.

GUAYMAS, Son.- Lo inédito de la próxima elección para gobernador en Sonora, calienta el frío ambiente regional, por la repetida presencia de personajes que pican piedra en esa ruta.

Por ejemplo, persiste el polvo levantado por Ricardo Bours cuando, con la seguridad de su posición y avance como aspirante independiente, suelta en los micrófonos de la radio Red 93.3 que:

a).- Sí va, como independiente, pero aceptará la candidatura ofrecida por Movimiento Ciudadano.

Dice que “yo no los busqué, ellos me buscaron a mí y lo estamos viendo”, y que no riñe con Dolores del Río, ex alcaldesa de Hermosillo quien camina(ba) en la misma dirección.

b).- Califica bajo el trabajo de funcionarios estatales, por no responder a la expectativa ciudadana, pero califica peor la tarea federal, con un 3 a Alfonso Durazo, pues no ha podido frenar la violencia criminal en el país. Y

c).- Con un ¡aguas! Dice creer que la alcaldesa de Hermosillo Célida López es la candidata de Claudia Pavlovich.

Interesante. Y en esto último, la lógica es el esperado séptimo año de los gobernadores, al buscar acercamiento con el gobierno federal por lo que pueda suceder.

En el tricolor, Ernesto “El borrego” Gándara daría la batalla, pero ya se lo advirtió: el PRI lo volverá a traicionar y eso tambalea a las siglas.

Días después vino Dolores del Río, invitada por el club de tuiteros, pero varios representativos de Movimiento Ciudadano se confundieron y fueron a verla sin ser invitados. Ni por cortesía los atendió la coordinadora estatal de MC y apenas los saludó a la pasada.

Los excandidatos a alcalde y diputado local, Sergio García, uno de los regidores sonaja, y Gerardo Reyes, último coordinador local conocido, más el aburrido tránsfuga panista Antonio Cházaro, vieron que no son sus tiempos y podrían alejarse, llevándose a la poca gente que le queda a MC, contra lo que promueve Dante Delgado, quien busca explotar la gran veta encontrada en Sonora si se cumple el pacto con Ricardo Bours.

Contra eso, precisamente, riñe Lola, pero mal para el cántaro.

Siguió Ernesto Munro y habla con panistas locales para reagruparse. Llamó a empresarios para lo mismo, y de paso grillar algo del complejo problema de la seguridad pública.

Así que se diga que le fue muy bien al presidente estatal panista, pues no. Para empezar, no hay buena dirigencia local desde que arrebató el remedo de elección el recordado tesorero municipal de 2009-2012, Carlos “La mole” Dueñas, responsable de cada tropelía financiera en ese lapso y que todavía están pagando los guaymenses. Y él, relajado, reflejando prosperidad material.

Eso sí, el pastor azul quiso hablar de Célida López y el presunto nuevo timo a los capitalinos, revocarse la concesión de alumbrado público.

Lo desliza así: Será un “minifobaproa”, aunque lo pinte bonito porque “sabe hablar muy bien”, diciendo que de 3 mil 500 millones de pesos Hermosillo solo va a pagar mil 500.

El líder azul estatal oriundo de Puerto Peñasco, donde gobierna desde 2015 su hijo Kiko –quien también quiere (y puede) ser gobernador--, lanza el dardo: “Le va a pagar a una empresa que ya no va a prestar ningún servicio”.

Más claro: “Va a cobrar mil 441 millones rascándose la barriga”.

El pago de luminarias, cableado, postería, grúas, salario del personal, lo hará el Ayuntamiento.

“Entonces, no sé para quien fue el negocio, pero no fue para los ciudadanos”, reclamó el exsecretario de Seguridad Pública durante el mandato de Guillermo Padrés, cuando doña Célida fuera diputada azul.

Ah, y si no se ha enterado, la dama estalló en quejas contra sus antecesores en la alcaldía e hizo ruido al afirmar en una entrevista con Luis Alberto Medina, que está arreglando “pendejadas que hicieron”.

Como las “pendejadas” las hacen aquellos que entran en la clasificación de esta tan utilizada expresión, pues comenzó el escándalo.

Y le quedó el saco a Dolores del Río, quien en tono fuerte también, le recordó a Célida que cuando fue diputada, no hizo nada para oponerse a la concesión del alumbrado hoy satanizado.

Siguiendo con grillos, rondó el puerto y Empalme, el alcalde cajemense Sergio Pablo Mariscal. Charló con Sara Valle, después con Francisco “El Pantico” Genesta, “para intercambiar puntos de vista sobre el trabajo que se desarrolla en sus respectivos municipios” y “para refrendar a la vez lazos de amistad entre estas comunidades”, dice el comunicado.

Eso despeja dudas ¿o no? de los mal pensados que ven a Mariscal encampañado, tras el canto de sirenas de sus seguidores, que le piden considerarse listo para buscar la gubernatura estatal.

TIROS RÁPIDOS:

1.- Fue duro el frente frío 38 para los horticultores regionales. Les “quemó” unas 500 hectáreas y afectó parcialmente otras tantas.

Saldrán adelante, claro, saben superar estas pruebas.

Y molesta que la quema de llantas, única manera que conocen para inhibir los efectos del frío, se vuelva un escándalo con una energía que debiera volcarse en ofrecer una alternativa mejor.

2.- Le advierten a Jesús Saldaña, guaymense que disputó la diputación federal en 2018 y tuvo 31 mil insuficientes votos, cuidarse de quienes le ofrecen ser su candidato a gobernador por el PRD, si el Comité nacional de ese partido le ofrece esa candidatura a Ricardo Bours.

3.- Buena noticia: el Ayuntamiento recibirá apoyo para bacheo que rescatará la calzada García López, trazo urbano de la carretera federal 15.

Pero debe exigirse a Víctor Marín que su dirección de Infraestructura no repita los trabajos que varias veces ha realizado en la vía, pues a los días se fragmenta por la baja calidad del material y mano de obra, lo cual vuelve infructuoso el gasto y eleva la afectación.

Pero también cuestiona la calidad profesional y moral del funcionario. No debiera comprometer ese prestigio a cambio de tres años de garrote en mano.